Cables y antenas llevan internet a hogares que las operadoras dejan de lado

Las Últimas Noticias 13/02/2018. Mini operadoras también se saltan las barreras de entrada en edificios cableados por otras empresas.

Los otros

Hagamos un ejercicio: si le preguntamos cuántos operadores de internet hogar hay en Chile, quizás no sume más de los dedos de una mano. Sin embargo, existen bastantes más. A los 4 o 5v grandes nombres se suma una pléyade de actores menores que se enfocan en entregar cobertura que los grandes, por algún motivo, han desdeñado.

Esta es la lógica que hace 5 años llevó a la creación de Mi Internet. “Nacimos en una época donde las grandes operadores estaban dejando mucho nicho disponible, ya sea por precio o calidad de servicio. En nuestro caso, fue ofrecer el servicio en las llamadas zonas rojas, que son sectores donde no entraban algunos operadores grandes y la gente no tiene mucha opción. Aprovechamos ese espacio y nos instalamos ahí”, cuenta Daniel Halpern, gerente general y fundador.

La oferta

Sin mucha publicidad, Mi Internet ofrece 2 planes de internet hogar: 10 Mbps a $9.990 y 20Mbps a $13.990, ambos valores mensuales en prepago. Este último detalle permite que los usuarios contraten internet independiente de su situación comercial; además, pueden cortar el servicio si van a estar de vacaciones por un mes, por ejemplo.

La velocidad de su servicio no parece llamativa, pero sí ofrece simetría: es decir, la misma velocidad de subida y de bajada. “Compramos el ancho e banda que le ofrecemos a cada usuario, que son 10 y 20 Mbps de subida y bajada. Y si bien uno no sube tanto material, tiene más sentido para toda esa gente que usa la nube para respaldar contenido”, explica Halpern. Y esa velocidad que aseguran es real pues no operan con la llamada “tasa de agregación” (ver recuadro).


Qué es la tasa de agregación

Lo explica Daniel Halpern, gerente general de Miinternet.cl: “Cuando ofrece 300 Mbps de velocidad, en realidad esos 300 Mbps se dividen en los 100 o 125 usuarios que pagan ese servicio en un sector específico. Entonces esa velocidad en realidad se reparte entre esos usuarios”, cálculo que se define como tasa de agregación. El tema es que como 300 Mbps es tan rápido, nadie nota la diferencia. Este modelo permite al operador rentabilizar su inversión basándose en el uso real de la red. Como explican en su portal en VTR “el tráfico de internet es muy similar al tráfico vehicular: ambos varían en función de multiples variables, muchas impredecibles. Y como es imposible disponer de una pista para cada auto que pasa por una carretera, las redes se diseñan asumiendo que no todos los usuarios generan tráfico de internet en el mismo momento”. En la práctica, esto puede generar problemas de conectividad en la red, sobre todo en ciertos horarios, algo que en Mi Internet prometen que no ocurre, pues los 10 Mbps que ofrecen son para ese cliente y nadie más. Eso dicen.


Zonas rojas

Las limitantes detrás de la odiada “factibilidad técnica” no son nuevas. De hecho WOM ofrece sus planes de internet hogar móvil precisamente para bypassear a esa traba. “Fue la primera instancia en que pudimos satisfacer de aquellos clientes. hasta hace muy poco los edificios tenían un operados y sólo podían conectarse con ese y no otro. ahora hay una regulación que no lo permite, pero aun así algunas operadores, cuando una las llama para pedir su servicio, a priori te dicen que no tienen facilidad técnica, pues cablear todo un edificio por sólo un cliente no les conviene. Entonces sí hay una barrera de entrada”, ilustra Francisco Esturillo, director de mercados de WOM.

Mi Internet precisamente se enfoca en esas comunidades que sufren con la limitante técnica. “se le pide permiso al administrador, se ofrece el servicio y se hace una preventa, donde si se alcanza un volumen específico de clientes en torno al 10% se habilita el servicio y queda el edificio full activado”, describe Halpern.

Un servicio similar ofrece otra mini operadora llamada optic: 4 Mbps por $12.980; 10 Mbps por $17.980 y 20 Mbps por $19.990. En ambos casos es solo internet: para disfrutar servicios similares al cable -como Estadio CDF, Netflix, Amazon Prime, HBO Go- hay que contratar uno por uno.

Una pyme

Que Mi Internet haya pasado desapercibida todo este tiempo no es por mala suerte: con una planta de funcionamiento de apenas 12 personas en total, nunca ha pensado en abarcar mucho, pues pierden poder de apretuje, como dice el dicho. “Como no tenemos los recursos para arreglar problemas técnicos a cada rato, tenemos que ser súper eficientes en las instalaciones. La prioridad es instalar bien, pues no nos podemos dar el lujo de estar respondiendo los problemas que tienen los otros operadores”, dice Halpern.

Fuente: Las Últimas Noticias

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *